Este artículo tiene más de 365 días, es probable que no esté actualizado, ante la duda, mejor pregúntame en los comentarios si todavía est vigente

Si bien es cierto que hoy en día la tecnología es nuestra principal socia, aquella que nos ayuda a que el mundo sepa de nosotros y tengamos más clientes, también es nuestra peor enemiga, nos seduce, nos embriaga y hace que nuestro ego se pasee en las nubes, dándonos cada día más seguidores, pero HORROR, hay un día catastrófico, una pesadilla total: has sido víctima de un plagio.

Ah no, pero es que yo estoy la mar de tranquila, porque yo he registrado toooooodo antes de publicarlo. Y te lo aplaudo, con ovación de pie y haciéndote la ola, pero es que te tengo una noticia pésima, y no hay manera bonita de decirlo: no hay absolutamente nada que puedas hacer para que no te copien. N-A-D-A. Bueno, no, corrijo, hay algo infalible: no se lo muestres a nadie, lo único malo con este método, es que tampoco nadie te comprará nada, es un método 100% inútil. Pero que hayas registrado te ayudará mucho cuando quieras reclamar un plagio.

Vamos punto por punto, paso a paso del proceso, y viendo algunos ejemplos, así que busca la taza de lo que más te guste tomar, y empecemos a ver como va esto.

¿Qué es plagio?

La Real Academia Española lo define como: Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias. Creo que es sin sentido explicar esto, es extremadamente claro, el detalle es saber cuándo es plagio, y cuándo es inspiración, y de aquí se han escrito tantas, pero tantas historias, que ni sé cual ejemplo tomar. 

Si al momento de ver la obra, o escucharla según sea el caso, hace pensar en otra de forma automática, entonces estamos ante un plagio. Además, hay que considerar que aún cuando no se conozcan los autores, al momento de colocar las dos juntas (original y copia), le hará pensar al público en general que le pertenecen a la misma persona.

Ahora bien, hay veces que no, que no es para nada un plagio, que simplemente se está hablando del mismo tema y, por razones normales, hay muchas cosas que serán similares. Resulta que hace unas semanas estaba buscando información sobre los archiconocidos hashtags, y encontré un post maravilloso al respecto, escrito por Carmen de Milowcostblog, donde explica a la perfección, y con ejemplos, como usarlos y cuáles son los más utilizados, para que puedas aumentar tus seguidores. En mi curiosidad por saber si alguien más tenía algunas otras ideas, me puse a leer los comentarios de las personas, y el que me llamó la atención no era nada sobre el tema, sino que la acusaba de plagio, e indicaba además cuál es el blog de donde Carmen supuestamente se copió, ya que las etiquetas eran exactamente las mismas.

Revisé los dos, y una entrada no tiene nada que ver con la otra, salvo el uso de los hashtags o etiquetas, pero a ver, si estamos hablando del mismo tema, obvia y lógicamente habrá cosas que sean iguales, y eso no es para nada plagio. Si nos vamos a poner a escribir por ejemplo, de frutas cítricas, no me puedes acusar de plagio porque al igual que tú, dije que el limón era uno de ellos. Sería una copia si tomo el texto íntegro, o su esencia, y lo pego tal cual con mi nombre, y el caso de Carmen no es ni de lejos, una copia.

Y muy importante para cerrar la definición de plagio, y repítelo hasta el cansancio: plagio nooooooo tiene naaaaaada que ver con que se gane o no dinero con la copia. Aquello de no es por plagio porque no estoy cobrando nada por ello, es un mito urbano, un día recaudaré firmas para una asociación: las copias gratis también son plagio.

¿Qué debo hacer cuando me copian?

Lo que te diré por favor, déjalo para siempre tatuado en tu mente: respira profundo, cálmate, aléjate del teclado. Es como emborracharte luego que terminas con tu pareja, y tener un teléfono cerca: peligro inminente.

Esto es lo primero que tienes que hacer. Y no, no es ningún chiste, si te descargas en ese momento, sin pensar claramente las cosas, la tortilla se te puede voltear y en vez de estar en tribunal demandando un plagio, vas a estar como acusada por difamación o injuria, es decir: por chismosa o mentirosa. Así sea verdad, no debes andar por allí exponiendo los trapitos sucios de los demás, peeeeeero, no quiere decir que por ejemplo no indiques que una determinada imagen se te hace como que muy familiar con la tuya, ¡no estás afirmando nada! ¿ya sabes por donde voy verdad?

Lo mejor es que, luego de que te has calmado, y que has verificado que realmente te han copiado, le escribas un mensaje directo y privado, en donde indiques que sus obras, ilustraciones, piezas, lo que sea son extremadamente parecidas a las tuyas, y que tú las ideaste desde la fecha tal, por lo que muy amablemente le pides por favor que las retire de circulación.

Si tienes alguna prueba, como un registro en Safe Creative, adjúntalo a tu correo para darle mayor fuerza. Si no tienes idea de que te hablo, te dejo este post donde ya hablé sobre esto.

¿Cuáles herramientas tengo para reclamar?

Siempre, siempre, lo mejor es hablar calmadamente con la persona, no sabes si se trata de una casualidad, que si, que existen, así que busca siempre la opinión de otras personas, que OBJETIVAMENTE te digan si realmente te están copiando. Y en la gran mayoría de los casos, la persona borra todo, y esto se queda por aquí y no ha pasado nada.

Si ya recurriste a esto y el personaje sigue con sus publicaciones, nuestros amigos de Safe Creative, como siempre mi herramienta favorita, tienen varias opciones que te pueden ayudar muchísimo, sin tener que andar dando vueltas por tu ciudad como pelota de ping pong. Veamos algunas de ellas:

  1. Notificación de uso indebido: para ello necesitarás una cuenta profesional, pero podrás emitir un email certificado con fecha y demás datos importantes donde dejarás constancia que hiciste un primer contacto
  2. Safe Stamper: Para evitar que esa única prueba que tenías desaparezca como por arte de magia, puedes crear un certificado de la captura de pantalla que hagas, o del email que mandes. Tiene precios individuales, independientemente del tipo de cuenta que tengas, por 12€ consigues una prueba sin problema.

También puedes enviarles un burofax, que aún cuando sea una marca registrada por Correos, el servicio ya se ha popularizado y hay otras compañías que lo realizan también, y no es más que una comunicación donde se deja constancia del contenido, y del momento de envío y recepción del comunicado. Aquí deberás indicar que si continúa con la copiadera, ejercerás acciones legales.

¿Y cuánto cuesta demandar judicialmente?

Bueno, entre abogados no hay una tabla de precios fijada, por lo que cada uno puede cobrar lo que desee, sin embargo me he comunicado con varios, fingiendo necesitar sus servicios, y aquí te dejo la media de lo que he conseguido:

  • La primera consulta: 120€, en algunos casos es descontado al final del total de los honorarios si decides contratarlo
  • Redacción del escrito, si se trata de buscar una conciliación: 250€, si quieres asistencia en el tribunal de conciliación, 150€ más.
  • Si hay cosas a hacer antes del juicio, que claro está, siempre lo hay porque necesitas pruebas, son 350€.
  • Ya la suma va asustando ¿verdad? sigamos, que aún no hemos empezado el juicio
  • Si nos vamos a juicio como tal, litigioso: esto suele hacerse por porcentaje, depende del monto de la demanda, pero mínimo, son 900€
  • Si hay algo que suceda durante el juicio, algún recurso a interponer, algo similar, se cobrará 250€ extra
  • Y claro está, por un resultado exitoso, también hay un porcentaje a pagar: 10% de lo que tú recibas.
  • Pero si es un caso “jugoso” en donde se sienta que la indemnización será muy buena, que desde ya te digo, no suele ser el caso salvo para canciones, películas y asuntos similares de grandes artistas, en vez de cobrar una tarifa fija, cobran un porcentaje sobre esa indemnización: 15%

¿Ya sacaste las cuentas? y esto, de verdad, ¿piensas aplicarlo en cada caso de plagio que tengas?, y es que no se trata solamente del dinero que gastas, también es el tiempo, la energía, piensa que mientras estas en tribunal, no estarás produciendo nada ni encargada de tu negocio.

No te estoy diciendo un no rotundo a demandar judicialmente, solamente te digo que evalúes bien, que coloques en una balanza todos los elementos y veas hacia donde se inclina más, menos los sentimientos, haz tu mayor esfuerzo para dejarlos fuera de la balanza.

Como sé que esto te lo preguntarás varias veces, he preparado un pdf para que lo uses las veces que necesites, y veas todo lo que hay que hacer cada vez que te copien.

Desde aquí puedes descargar el pdf con la infografía, y tenerla a mano para cuando la necesites (que de corazón, espero que no tengas que usarla)