Módulo 3

Los textos de tu sitio web

Todas las leyes tienen algo en común: el deber de la información. Ya sea la de consumidores y usuarios, la de los servicios de la información, RGPD o cualquier otra, todas exigen lo mismo: que le digas a tus usuarios o clientes quién eres y cómo va a ser la relación entre ustedes. Es por ello que vas a tener que redactar los apartados que debes tener en tu página. En ellos vas a explicar todo lo que tu usuario debe saber:

  • Tu identificación
  • Cómo vas a compartir las obras que hay en tu página
  • Si tienes tienda, cómo es el período de devoluciones (recuerda el derecho al desistimiento de la semana pasada)
  • Si vendes servicios, cómo es la contratación
  • Si son cursos online o info productos, qué se necesita para descargar los archivos y verlos bien
  • Qué haces con sus datos (esta es la política de privacidad, pero la veremos la próxima semana)
  • Cuáles son tus cookies
  • Cómo pueden ejercer sus derechos tus clientes o usuarios
  • Cómo son los envíos

En fin… todo todo lo que te puedas imaginar, así que para ello, vamos a escribir mucho esta semana.

Truco

Lo ideal esta semana es que evalúes tus procesos de venta, cómo va a ser todo, sé tú misma tu PEOR cliente, imagina que el producto ha llegado roto, imagina que quieren robarte el curso, responde todas tus dudas, busca una taza de tu bebida favorita, y dedícate a ser tu peor pesadilla, es lo que yo llamo ser apocalíptico. Con esto podrás ver lo peor que te puede suceder, y atacarlo antes que suceda. Recuerda que siempre podrás modificar tus textos, así que lo que escribas esta semana no es eterno.

Hacerlo directamente en tu sitio web, en el ordenador, o en una libreta es 100% tu elección, cada uno de nosotros tenemos nuestra mejor manera de coger apuntes. Si te soy sincera, yo todavía estoy en fase manual/digital así que uso las dos cosas, una libreta y un documento en el ordenador.

Obligatorios:

Lo que debes tener son los siguientes apartados:

  1. Aviso legal
  2. Términos y condiciones
  3. Política de ventas/contratación (dependiendo si es productos o servicios)
  4. Política de privacidad (lo veremos junto con el RGPD)
  5. Política de cookies

Aviso Legal

Vamos a comenzar por lo más general, la información sobre el titular de tu sitio web, y cómo contactarle. Vas a necesitar:

  1. Nombre del dueño de la página: no importa si estás dada de alta o no, si eres empresa, autónomo, freelancer, lo importante es que digas el nombre o la razón social. Si es una empresa, escribe también la persona física de contacto, ya seas tú, tu ayudante, o quien se encargue de la comunicación con tus clientes.
  2. La identificación legal:  ya sea el DNI, el NIF, NIE, Pasaporte, cualquier documento que te identifique a ti o tu empresa.
  3. Registro Público: si eres una empresa o una asociación, deberás indicar los datos del registro donde está inscrito.
  4. Colegio profesional: si estás colegiado, deberás indicar los datos de la colegiatura en este párrafo, lugar donde lo obtuviste, homologación y toda la información relacionada. Lo mismo si tu actividad necesita una autorización previa para ser ejercida. También deberás indicar los códigos de conducta que te aplican, con un enlace para consultarlos.
  5. Dirección de ubicación: lo sé, si tu negocio lo llevas desde casa, te asusta un poco que este dato sea tan público, a mi también. Por ello decidí contratar un Apartado Postal, para que todo llegue allí, incluyendo las comunicaciones oficiales de la OEPM, AEPD, y otros organismos que hacen públicos mis datos.
  6. Correo electrónico: un correo electrónico para que los usuarios se puedan comunicar contigo, ya sea tuyo o de alguna persona que te ayude con estos detalles operativos. Si tienes un teléfono de atención al cliente, también puedes escribirlo aquí.
  7. Dominio web: si para el uso de tus productos o servicios, utilizas varios dominios, deberás identificarlos todos. Si vendes en plataformas como Etsy, Bigcartel, similares, también puedes mencionar que este aviso legal aplica para esos lugares, y que se sumarán a lo ya escrito por las propias plataformas. Aún cuando ellas tengan sus propias políticas, al final el envío lo haces tú, y el producto, etc., y son cosas que ya escapan a la vigilancia de esas plataformas. Ejemplo, el aviso legal de la AEPD se mencionan todos los enlaces asociados.

Este portal, cuyo titular es la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), con NIF Q2813014D, domicilio en la calle Jorge Juan, nº6, 28001 Madrid, y teléfono 901 100 099, está constituido por los sitios web asociados a los dominios agpd.es, sedeagpd.gob.es, tudecideseninternet.es y redipd.org.

Este primer párrafo es el más sencillo de redactar, y te dejo aquí el modelo para que lo copies y pegues. Todo lo que veas en los recuadros mint, puedes usarlo para crear tus apartados, y lo subrayado lo debes cambiar.

DATOS IDENTIFICATIVOS De acuerdo con la exigencia establecida en artículo 10 de la Ley 34/2002, del 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico, se cumple con la obligación de informar a todos los usuarios e interesados que la responsabilidad y titularidad del dominio web www.xxxxxxxx.xxx, así como las redes sociales asociadas, en lo adelante el “sitio web” le pertenecen a TU NOMBRE, en lo adelante “La Propietaria”, número de DNI xxxxxxx, con domicilio a estos efectos en XXXXXXXXX, y cuyo correo electrónico de contacto es hola@xxxxxx.xxx

Recuerda: esto es 100% personal, así que en base a los puntos anteriores, adáptalo a tu caso. Si tienes dudas, tienes el foro de Facebook. También puedes ponerle tu propia voz, en tanto y en cuanto digas el contenido, por ejemplo:

Me llamo Caribay Camacho, NIF PT249431343, soy la responsable de tus datos personales y quien está atrás del sitio web marcacraft.com, que en lo adelante lo llamaremos solamente el “sitio web”, el cual me pertenece enteramente. Puedes contactarte conmigo mediante correo postal al Apartado Postal 745, 4501-901, Espinho-Portugal o al correo electrónico info@marcacraft.com.

Términos y condiciones

Ahora vamos a comenzar a establecer las condiciones de tu relación con tus usuarios y clientes, y lo primero es identificar quiénes son los personajes de tu historia.

Quién es quien

Actualmente las leyes indican que debes hacer un esfuerzo para que los textos sean lo más entendibles posibles, así que para no estar escribiendo más de lo debido, ni repetir 100 veces lo mismo, entonces vamos a identificar las personas, claro que es un poco imposible colocar los 100.000 nombres que tenemos de los usuarios que nos visitan, lo que vamos es agruparlos bajo una denominación común:

USUARIOS Se entenderá por usuario a toda aquella persona que navegue por el sitio web, accediendo a cualquiera de sus páginas o secciones, bastando con el simple acceso y/o uso de este sitio web, aceptando desde dicho acceso y/o uso, los términos y condiciones aquí reflejados. En caso de que el usuario desee comprar alguno de los productos de “La Propietaria”, se aplicarán también las políticas de venta, las cuales serán de obligatorio cumplimiento. En caso de que el usuario desee contratar alguno de los servicios de “La Propietaria”, se aplicarán también las políticas de contratación, las cuales serán de obligatorio cumplimiento.

Dependiendo si vendes productos o servicios, estarás agregando un párrafo u otro. Si vendes ambos, agregas los dos.

Uso del sitio web

Desde pequeños cuando jugábamos en grupo establecíamos normas, el que haga trampa no juega más, lo mismo sucederá aquí, es el momento de establecer las normas básicas del sitio web, creando un ambiente de respeto.

USO DEL SITIO WEB   Toda la información gráfica, textual, de multimedia, fotografías, imágenes, videos, o cualquier otro formato de archivo digital que se encuentran en el sitio web, entendidos de aquí en adelante como “los contenidos”, le pertenecen a “La Propietaria” y está protegido por las leyes de derecho de autor a nivel nacional e internacional. El usuario asume la responsabilidad del uso del sitio web, no pudiendo emplearlo para:

  1. Realizar actividades ilícitas, ilegales o contrarias a la moral, buenas costumbres, buena fe y al orden público;
  2. Realizar comentarios o difundir contenidos o propaganda de carácter racista, xenófobo, pornográfico, de apología del terrorismo, que atente contra los derechos humanos o civiles en general;
  3. Provocar daños en la persona física, intelectual o moral de “La Propietaria”, de sus proveedores o de terceras personas;
  4. Introducir o difundir en la red virus informáticos o cualesquiera otros sistemas físicos o lógicos que sean susceptibles de provocar los daños anteriormente mencionados;
  5. Intentar acceder y/o utilizar las cuentas de correo electrónico de otros usuarios y modificarlos o manipular sus mensajes.

“La Propietaria” se reserva el derecho de retirar todos aquellos comentarios que vulneren el respeto a la dignidad de la persona, que sean discriminatorios, xenófobos, racistas, pornográficos, que atenten contra la juventud o la infancia, el orden o la seguridad pública o que, a su juicio, no resultaran adecuados para su publicación. En cualquier caso, “La Propietaria” no será responsable de las opiniones dadas por los usuarios en cualquier herramienta de opinión que contenga el sitio web.

Propiedad intelectual

Esto ya lo vimos la primera semana. Ahora es momento de pasar a la práctica. Lo ideal, para evitar malos entendidos, es prohibir todo. Y en caso de que algún material pueda ser utilizado de otra manera, lo especificas dentro del propio archivo. Por ejemplo: eres una ilustradora, creaste un lead magnet en el cual me das una imagen base sobre la cual puedo trabajar, y claro está, creo una obra derivada que la puedo usar con fines comerciales. Pero como esto no va a ser lo mismo para todas tus creaciones, y es solamente una excepción, entonces al momento de crear ese contenido, es que lo vas a señalar, por ahora, hablaremos de lo general. Es importante ser muy específico, de nuevo, conviértete en un jinete apocalíptico.

PROPIEDAD INTELECTUAL “La Propietaria” es la titular de todos los derechos de propiedad intelectual e industrial del sitio web, así como de los elementos contenidos en la misma, los cuales, a título enunciativo, pero no limitativo, son: imágenes, sonido, fotografías, audio, vídeo, software, textos, marcas, logotipos, combinaciones de colores, estructura, diseño, selección de materiales usados, programas necesarios para su funcionamiento, acceso y uso, quedando expresamente prohibida la reproducción, distribución y comunicación pública, incluida su modalidad de puesta a disposición, de la totalidad o parte de los contenidos del sitio web, en cualquier soporte y por cualquier medio técnico, con o sin fines comerciales sin la autorización de “La Propietaria” El usuario se compromete a respetar los derechos de autor titularidad de “La Propietaria”, podrá en consecuencia visualizar, imprimir, almacenar en un dispositivo electrónico o virtual, pero única y exclusivamente para su uso personal y privado, no pudiendo en ningún momento distribuirlos, reproducirlos, onerosa o gratuitamente, a terceros ni realizar transformación alguna de los mismos. En todo caso, deberá siempre hacer mención a la autoría de “La Propietaria” y al sitio web cuando decida compartir en cualquier red social alguno de los contenidos, no pudiendo en ningún momento modificar, total o parcialmente, cualquiera de los contenidos.

Responsabilidad

Es importante que dejes claro tu intención de protección, que aunque hagas todo tu esfuerzo, siempre hay la posibilidad de que algún mal educado venga a intentar hacer un mal uso de tu página, o robar los datos de tus usuarios o clientes sin tu autorización. Seamos claros, nunca la ley podrá exigirte tener el conocimiento de un programador de ciberseguridad, tanto así que cada caso es totalmente diferente, y los agentes de la Agencia Española de Protección de Datos deberán diferenciar un caso de otro. La página web de alguien que la ha creado siguiendo videos en Youtube no será evaluada de la misma manera que la de un ingeniero de software. Tampoco sería lógico que seas responsable por mencionar la página de otra persona, el usuario se dirija a ese otro sitio web a través de un enlace colocado por ti y termine siendo afectado por problemas que hay en aquella página que sucedieron mucho después de que has escrito tu sugerencia. También deberás indicar cuál es la jurisdicción que se va a usar en caso de una disputa, es decir, si hay que ir a tribunales (esperemos que no), cuál será la zona en la que se deberá asistir. Esto será en tu domicilio, si vives en Madrid, indicarás los de Madrid, y así sucesivamente. En estos párrafo lo que estamos diciendo es: hice todo mi esfuerzo, pero si por motivos ajenos a mí sucede algo, no puedo responsabilizarme por ello, cambiaré estos textos cuando lo vea conveniente (¿recuerdas que decíamos que no eran eternos? este es el momento de dejarlo claro).

EXCLUSIÓN DE GARANTÍAS Y RESPONSABILIDAD “La Propietaria” ha adoptado todas las medidas tecnológicas, necesarias en el sitio web, para evitar daños y perjuicios de cualquier naturaleza que pudieran ocasionar, a título enunciativo: errores u omisiones en los contenidos, falta de disponibilidad del sitio web o la transmisión de virus o programas maliciosos o lesivos en los contenidos o en los datos de los usuarios, y no se hace responsable si en algún momento una de estas medidas falla como consecuencia de un uso indebido y/o abusivo por parte de un tercero. El usuario deberá en todo momento abstenerse de suprimir, alterar, eludir o manipular cualquier dispositivo de protección o sistema de seguridad que estuviera instalado en el sitio web. MODIFICACIONES “La Propietaria” se reserva el derecho de efectuar, sin previo aviso, las modificaciones que considere oportunas en el sitio web, pudiendo cambiar, suprimir o añadir tanto los contenidos y servicios que se presten a través de la misma, como la forma en la que éstos aparezcan presentados o localizados, así como el diseño y estructura del mismo. ENLACES “La Propietaria” no tiene control alguno sobre los enlaces y/o contenidos externos que puedan existir en el sitio web, por lo que no se hace responsable por los mismos, ni garantizará la disponibilidad técnica, calidad, fiabilidad, exactitud, amplitud, veracidad o validez de cualquier material o información allí contenida, y no serán entendidos estos enlaces externos como una posible asociación, fusión, colaboración o participación con el titular y/o responsable del dominio web al cual estén asociados. DERECHO DE EXCLUSIÓN “La Propietaria” se reserva el derecho a denegar o retirar el acceso al sitio web y/o los servicios ofrecidos sin necesidad de preaviso, a instancia propia o de un tercero, a aquellos usuarios que incumplan los presentes términos y condiciones. MODIFICACIÓN DEL PRESENTE AVISO LEGAL Y DURACIÓN “La Propietaria” podrá modificar, en cualquier momento, los términos y condiciones aquí expuestos, sin previo aviso y estarán vigentes mientras se encuentren debidamente publicadas.  ACCIONES LEGALES “La Propietaria” puede, en cualquier momento, ejercer acciones legales de carácter civil o penal, contra cualquier persona que realice un uso indebido del contenido expuesto en el sitio web, o por incumplir con estos términos y condiciones. Se aplicará en todo momento la legislación del territorio PAIS (por ejemplo, español) y en caso de algún conflicto, las partes se someterán a la jurisdicción de CIUDAD, PAIS, por ser el domicilio de la titular del sitio web.

Estudiemos tus ventas

El momento más difícil, de verdad. Yo sé que tienes estructurado tu negocio y piensas que no debes pensar en más nada, pero responde las siguientes preguntas y veremos si realmente lo tienes tan claro. Luego, en el modelo, vas a poder personalizarlo según tu negocio. Primero vamos a definir quién es un comprador o cliente, dependiendo si vendes productos o servicios, si vendes ambos, escribe los dos.

POLÍTICA DE VENTAS

Se entenderá por comprador, aquella persona que adquiera o desee adquirir alguno de los productos que se encuentren expuestos en el sitio web.   Se entenderá por cliente, aquella persona que adquiera o desee adquirir alguno de los servicios que se encuentren expuestos en el sitio web.

No te recomiendo que detalles aquí lo que vendes. Los textos legales no deberían ser modificados frecuentemente, primero por ahorrarte tiempo, para que no tengas que pensar en ellos cuando agregues elementos a tu inventario. Segundo por evitar confusión en tu futuro cliente. Lo mejor es dejarlo así general.

Forma de pago

Por ley debes indicar cómo es la forma de pago que aceptas, y según el RGPD indicar cómo vas a administrar estos datos económicos. Estas son las preguntas que debes hacerte:

  1. ¿Cuál es la plataforma de pago que usarás?
  2. ¿Aceptas transferencias?
  3. ¿Aceptas dinero contra reembolso?
  4. ¿Aceptas cheques?

PAGOS Los pagos se podrán realizar con tarjeta de crédito o de débito, a través de las plataformas de pago PayPal o Stripe, quienes serán las únicas responsables de los datos suministrados por el comprador, ya que en ningún momento llegan a ser conocimiento de “La Propietaria”. Cualquier problema relacionado con el pago o un mal uso de este tipo de datos, PayPal o Stripe, según corresponda, será el único responsable. Los pagos se podrán realizar por transferencia bancaria. «La Propietaria» enviará al cliente/comprador los datos bancarios, pero no se hará responsable ni gestionará cualquier error en su emisión. Todos los pagos se deberán realizar en Euros. Si la cuenta del cliente/comprador está configurada en otra moneda, deberá indicar que el pago salga en Euros y cualquier comisión generada, deberá ser asumida por el cliente/comprador.

Información general

Hay ciertas cosas que independientemente de tu negocio, no te recomiendo cambiar. Porque aplica para todos, salvo que, en el caso de la conservación de los productos, vendas servicios y esto no te aplique. Simplemente no lo escribas. Esto de la conservación de los productos es importante, verás, resulta que si no le dices a tus clientes cómo cuidarlos, pueden utilizarlos mal y pensar que vendes cosas de mala calidad. Aquí es que debes imaginar tu peor cliente, el más torpe, y adelantarte a sus pasos:

  1. Si eres ilustradora, vendes láminas, que se guarde en un sitio que no le pegue el sol directo
  2. Si vendes artículos para bebés, que no se utilicen sin la supervisión de un adulto, si es que tiene piezas pequeñas
  3. ¿Eres orfebre? explícales que tus piezas no se deben usar en el mar
  4. Si vendes comida, recuerda los ingredientes para que tus clientes no sufran por intolerancias o alergias.

Esta lista puede ser kilométrica, porque es estrictamente personal, 2 negocios se pueden parecer, pero estos pequeños detalles marcan su diferencia.

CUIDADO Y CONSERVACIÓN DE LOS PRODUCTOS Los productos deberán ser utilizados como se menciona en sus instrucciones, para garantizar su duración en el tiempo, las cuáles se incluirán dentro de los paquetes o en el correo electrónico que confirme la compra. “La Propietaria” no será responsable por cualquier daño causado en alguno de los artículos como consecuencia de su mala utilización o conservación. DESCUENTOS Si existe algún descuento aplicable, se aplicará antes de realizar la compra/contratación. Luego de que el pago sea procesado no se devolverá el importe del descuento. IMPUESTOS Y FACTURACIÓN Todos los impuestos y cargos relacionados con la compra/contratación se indicarán antes de realizar el pago. Una vez efectuado el pago, se procederá al envío de la factura correspondiente, en la cual se incluirán detalladamente los impuestos y cargos que sean aplicables.

Pedidos personalizados

Si vendes productos, y se pueden personalizar o encargar, detalla en esta sección como debe ser el proceso.

PEDIDOS PERSONALIZADOS Si el cliente desea un sello personalizado, deberá contactar a hola@xxxxx.xx, y por esta vía acordarán los precios, tiempos de entrega y cualquier otro tema relacionado con la compra del mismo. Los productos personalizados no se devolverán, salvo que tengan algún defecto en su fabricación. El plazo de entrega para los productos personalizados puede variar, para evitar problemas el usuario deberá comunicarse con «La Propietaria» al correo electrónico xxxxx y preguntar la disponibilidad para una personalización y el tiempo de entrega.

Envíos

Elige la compañía de mensajería, pregunta por el seguro, cómo es su política a la hora de resarcir los daños por un mal manejo por parte de ellos, y dependiendo de eso, escribes las políticas de envío. Te dejo 3 opciones de posibles envíos.

Todas las compras que se realicen serán enviadas a España Peninsular, mediante Correos, con cargo al comprador. OPCION 2: Todas las compras que se realicen serán enviadas a cualquier país del mundo, mediante Correos, con cargo al comprador. OPCION 3: Todas las compras que se realicen serán enviadas a cualquier país de la Comunidad Europea, mediante Correos, con cargo al comprador. Si el país no aparece en la lista, el comprador podrá escribir a «La Propietaria», al correo electrónico xxxxxxx, para buscar una solución. Si el paquete no llega a su verdadero destino, por error en el suministro de la dirección por parte del comprador, lamentablemente no se realizará ningún cambio o devolución. Sin embargo si el error es de «La Propietaria», se realizarán todas las acciones necesarias para que llegue a tus manos sin coste alguno.

Cambios y devoluciones

Si en los anteriores te dije que te imaginaras de todo, este momento debes multiplicar por 10 tu creatividad. Imagina los buenos clientes que quieres complacer, pero también los malos que te desean engañar. Recuerda que si vendes productos no personalizados, tus compradores tienen derecho al desistimiento, que son 14 días, a menos que te ocupe alguna de las excepciones que vimos la semana pasada. Este ejemplo que te dejo es orientativo, porque este proceso de devolución dependerá mucho de tu producto. Escríbelo, compártelo en foro, y te diré como pulirlo.

CAMBIOS Y DEVOLUCIONES

Si el producto ha llegado defectuoso, el comprador deberá enviar una fotografía cuando reciba el producto, al correo electrónico xxxx, y realizar la devolución dentro de los 3 días siguientes a la recepción. Se podrá cambiar, pero no se aceptan devoluciones, sin embargo, todos los gastos de transporte quedarán a cargo del comprador. Si falta alguna pieza o no está acorde a la foto enviada, se aplicarán cargos al comprador por pérdida del valor, según cada caso. Todo se incluirá en el correo que se envíe al comprador indicando el proceso a seguir para el cambio.

Jana, de Lovely Lemon, es una crack del diseño web, ha decidido ayudarnos con la parte técnica. Gracias a su colaboración, vas a ver lo sencillo que es implementar en tu sitio web lo que ya escribiste. El tutorial está creado para wordpress, pero si usas blogger, es relativamente igual.

Enlaces ancla

Puedes colocar toda la información en una sola página o en varias, lo que prefieras. Lo que sí debes hacer siempre es diferenciarlo en el pie de página, para que el usuario siempre sepa dónde conseguir la información de manera rápida y sin complicaciones. Si vas a usar todo en la misma página, puedes usar los llamados enlaces ancla. Para eso te dejo un tutorial explicando cómo colocarlos en tu sitio web.

Si usas Divi, entonces este te servirá más:

Las nada dulces cookies

Llevo mucho tiempo en foros sobre el RGPD, privacidad, WordPress, etc. y en ninguno he encontrado una respuesta uniforme para solucionar el tema de las cookies. Te estarás preguntando, ¿pero cuál es el problema con estas dulzuras? bueno….

Érase una vez una ley de los Servicios de la Sociedad de la Información que buscaba regular, entre cosas, al comercio electrónico, y entre uno de sus apartados escribió una linda nota:

2. Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.

Cuando sea técnicamente posible y eficaz, el consentimiento del destinatario para aceptar el tratamiento de los datos podrá facilitarse mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones.

Lo anterior no impedirá el posible almacenamiento o acceso de índole técnica al solo fin de efectuar la transmisión de una comunicación por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario.

 

Y aquí comenzó Cristo a padecer en su camino al calvario.

Resulta que el legislador, que por lo visto sabía tanto de informática, como yo de mandarín (naita ‘e ná) y pretendía que alguien, antes de entrar a una página, lea la información de todos los archivos que se instalan en los navegadores y ordenadores, o sea cookies y sus demás primas (pixel, web beacon, etc.), medite si acepta o no su instalación, y LUEGO  de eso, entonces sí, como no, entra en la página. Vea Ud. con lo sencillo que es. Esto es igual a querer entrar a una casa pero antes de ello, opinar sobre la lencería de la cama, que jamás viste ni escuchaste hablar de ella.

Si eso de opinar sobre algo que aún no has visto, era difícil, saber las cookies que realmente usa tu sitio web, siempre, es técnicamente imposible. Estas señoras son peores que yo en mi fase hormonal, mutan constantemente, dependen de la luna, geolocalización, plugins que instalas, redes sociales que vinculas, en fin, que si te pones sapatillas o no ese día, también las cookies serán afectadas.

Pues bien. Para resumir el cuento de la LSSI que paseaba en un bosque lleno de cookies, sin saber si comérselas o no, resulta que el resultado hasta ahora ha sido: mire pase Ud. que nosotros le vamos a instalar lo que queremos, como queremos, cuando queremos, pero, que sepa, que lo estamos haciendo. No importa bien qué, ni por cuánto tiempo, pero avisado estás que lo hago. O sea, algo así como cuando tu madre te castigaba porque sí, y punto en boca, aún cuando tú no hiciste nada. O lo aguantas, o lo aguantas.

Pero, viendo que el bosque se llenaba y se llenaba de cookies, web beacons, pixeles, y demás archivos, salió Don RGPD de las Europas y dijo: PARAD DE CRECER, de ahora en adelante, no seréis deseadas si quien pasea en este bosque no os autoriza a salir.

Solo que nadie escuchó a Don RGPD, pensaron que sería igual a Doña LSSI, que ignoraría estos avisos, y se basaría en aquello de «cuando sea técnicamente posible y eficaz», pero como todo bosque queda en un reino, y todo reino tiene una corte, nuestro cuento no iba a ser menos, así que salió al habla el Grupo de Trabajo del Artículo 29 (GT29). Con este nombre, parecen todos unos templarios la verdad, pero es un grupo conformado por las autoridades en protección de datos de los países europeos que se dedican a estudiar a fondo los deseos de Don RGPD de las Europas.

En una de sus mesas redondas, declararon que no podían seguir permitiendo tal crecimiento de cookies en el bosque, así que aquello de pase Ud. que yo entenderé que anda navegando, ya no es posible. Debe aprobarse directamente su uso, salvo que sean estrictamente necesarias para el buen funcionamiento de tu sitio web.

Así que, ya poniéndome seria, con relación a las cookies, y cualquier archivo que se instale en el navegador u ordenador de quien visite tu sitio, deberá tener:

  1. La posibilidad de bloquear aquellas que no son estrictamente necesarias
  2. La información detallada sobre lo que hace cada una. Puedes ver el ejemplo en mi política de cookies.

Para poder realizar esto, hay dos formas, una mediante el uso de programación, Google Tag Manager, y paciencia, que lo puedes ver en este enlace.  En esta primera opción, debes determinar cuáles cookies usa tu sitio web, misión casi casi imposible hacerlo manual, porque van mutando como recordarás, entonces te tocaría hacerlo cada cierto tiempo, para tenerlas más o menos actualizadas. Agregarías esta información al final del texto que te dejo aquí abajo y que puedes descargar para colocar como tu política de cookies. Recuerda que debes especificar su finalidad, duración y tipo de archivo.

La segunda, es para personas como yo, que no nos gusta complicarnos la vida, y prefiero sacrificar una salida al cine y pagar un plugin que me ayude, antes que morir de culo plano intentando hacer algo que simplemente… no es lo mío. Se llama Cookiebot. Si bien es cierto que soy afiliada, podrás ver que el enlace que te envío es el libre, así que no hay ventas de por medio (salvo que quieras que te mande el mío, así que me escribes y te lo doy).

Cookiebot te permite:

  1. Identificar las cookies que usa tu sitio web, sin que tengas que hacer nada
  2. Permitirle al usuario que elija las que son de marketing, publicidad, estadísticas
  3. Bloquear las que no son estrictamente necesarias

Por defecto, el banner de anuncio de las cookies viene con casillas premarcadas, me adelanto aquí al módulo 5 y te comento que esto no puede ser así, por lo que deberás desmarcarlas y permitirle la libertad al usuario de que sea él quién las elija.

Tienes un plugin para WordPress, que te ayudará a instalarlo en tu sitio web. Genera 2 scripts o códigos, que simplemente debes copiar y pegar. Trae por defecto una política de cookies y un banner para que el usuario acepte o rechace las cookies, pero a mi me gusta agregarle ciertas cosas. Todo te lo he detallado en el archivo que aquí te dejo.

Aviso legal - Política de Privacidad - Términos y condiciones - Política de cookies
Diseñado por Caribay Camacho. Todos los derechos reservados © 2017