Este artículo tiene más de 365 días, es probable que no esté actualizado, ante la duda, mejor pregúntame en los comentarios si todavía est vigente

Imagina que vas al médico, no te gusta lo que te dice, sientes que su opinión no es la correcta, y quieres probar otra, pero claro, te vas sin pagar. ¿Me vas a decir que es una locura? ya… Y si en vez de un médico, vas a la carnicería, pides una pieza de carne, y les dices que si realmente a ti y tu familia le gusta el sabor, y queda bien, entonces te regresas a pagarle ¿tampoco? mmm …. creo que no estoy con suerte hoy entonces.

Verás, lo que pasa es que esta “estrategia” es la que generalmente se utiliza con las diseñadoras gráficas, ilustradoras, o con toda aquella que se dedique a diseñar un logotipo, imagen de marca, o similares, y si lo comparas con otras profesiones u oficios, suena absurdo, y me pregunto yo: ¿es que acaso no es lo mismo? ¿no son horas trabajadas? a mi parecer, es lo mismo.

La semana pasada estuve hablando de eso, a través del podcast Protege tus ideas y luego en un Facebook Live, toda la semana hablando de cómo proteger los derechos de autor de las diseñadoras gráficas y afines, y hoy he decidido hacerlo de forma escrita además, para que puedas tenerlo todo en un mismo lugar.

6 cosas que aprenderás con el podcast

Si ya escuchaste el podcast, te has dado cuenta entonces de varias cosas:

  1. Lo absurdo de solicitar servicios a ver si gustan, y luego quizás, si el milagro se hace, pagarle a quien te los ha hecho
  2. Que es súper importante establecer los términos y condiciones en tu página web, pero esto ya lo sabías porque lo habías leído ya cuando te comenté de los textos legales 
  3. Que puedes hacer un contrato con tus clientes, y ningún panda morirá, o alguna especie caerá en peligro de extinción.
  4. Que si eres una de estas currantas creativas, a la cual las que somos negadas para dibujar te debemos nuestra marca, no tienes porque sentirte con vergüenza, pena, o temor a exigir un pago por adelantado cuando piden uno de tus servicios
  5. Que el logotipo que has creado tiene dos tipos de derechos de autor, y unos se quedan contigo for ever, y otros si los puedes ceder
  6. Que hay un truco de oro para que puedas redactar tus contratos o textos legales

Y si no lo has escuchado, te voy a resumir de manera muy rápida, a través de una infografía que he publicado en Pinterest, porque si no me voy a repetir más que el ajo con el mismo tema, y además así lo tienes más visual.

 

Pregunta y comenta

¿Te ha pasado algo de esto? Alguna vez, ya sea como cliente, o como diseñadora gráfica, has pensado que un contrato al inicio ¿hubiese dejado las cosas más claras?, dímelo aquí en los comentarios y si tienes alguna duda, aprovecha también de escribirla.

Y antes de despedirme, te comento que este post va dedicado a una gran curranta, Imma Mestre, de quien te he hablado infinidad de veces, y a quien puedes ver trabajando en la foto que ella misma ha hecho, mientras diseñaba el logo de Marca Craft.